Psicología para adultos

El tratamiento psicológico en la edad adulta requiere, al igual que en cualquier otro momento de la vida, una evaluación previa que detecte los factores de origen y mantenimiento del problema para, en función de éstos, realizar una intervención apropiada e individualizada. Fruto de esta intervención psicológica la persona entenderá por qué se encuentra mal y qué es lo que ha de hacer para solucionarlo, es decir, aprenderá una nueva manera de enfrentar las dificultades y superar su problema.
Los tipos de problemáticas que con más frecuencia que nos encontramos:

Trastornos del estado de ánimo (depresión, trastorno bipolar).
Ansiedad (fobias, ataque de pánico, agorafobia, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, hipocondría).
Estrés.
Trastornos de sueño.